El activista Miguel Frontera perseguido por el vicepresidente Pablo Iglesias cuenta sus andanzas protestando en el casoplon de Galapagar