Verstrynge

Me interesan y me divierten por su talento en las preguntas las entrevistas de Salvador Sostres en las contraportadas de ABC. En esta ocasión, el entrevistado es Jorge Verstrynge, el antaño Secretario General de Alianza Popular con Fraga y hoy podemita y padre putativo –según él mismo reconoce-, de Pablo Iglesias. Verstrynge pretende hacernos creer que se cayó del caballo, como San Pablo, y que a causa del golpe, se hizo de izquierdas, muy de izquierdas, de la más extrema izquierda. Sueña con su hijo putativo en la Jefatura del Estado. Y no fue así. Verstrynge terminó en el vertedero podemita porque no le dejaron seguir siendo de derechas, e incluso, de la extrema derecha nazi a la que perteneció. Cuando se fue del PP y mantuvo su escaño, quiso pactar con Adolfo Suárez, que le dijo que no, que estaba cansado de tanto parchear y tanto pito.

Una tarde, un grupo de amigos recibimos la llamada de Mario Conde. Nos invitaba a cenar a su casa. El grupo lo formaron el matrimonio Mingote, el matrimonio Campmany, el matrimonio Stampa –José María-, y el matrimonio Ussía. Y aceptamos la invitación del matrimonio Conde. Pero al llegar a la casa, creo recordar que en la calle Triana, nos esperaba otro matrimonio de sorpresa. El compuesto por Jorge Verstrynge, y en aquel momento, María Vidaurreta. No hizo falta que Conde nos presentara. En el transcurso de aquella cena, Verstrynge creyó estar rodeado de sus alumnos más ingenuos, y nos explicó sus planes. La creación de un partido liberal-socialdemócrata que cubriera el vacío de la UCD y el fracasado CDS posterior. Mario Conde sería el principal financiero de la operación y ya tenía prometidos 50.000.000. No soy de escribir diarios. Pero aún vivimos seis asistentes a la cena. Mario Conde, María Vidaurreta, el matrimonio Ussía, Jorge Verstrýunge e Isabel Mingote. Dejo a Isabel en último lugar porque en su Diario, que ella llenaba puntualmente todos los días, dejó escritos los pormenores de la reunión. Testigo fundamental.

Nos propuso Verstrynge que apoyáramos en nuestros artículos y dibujos y en el ámbito judicial, refiriéndose a Stampa, a este nuevo partido que pretendía liderar él, mandar en él y sobrevivir políticamente gracias a él. Mario Conde, inteligente, no abrió la boca mientras le desmontamos el negocio. Cuando abandonamos la casa de los Conde, dejamos a un financiero escéptico y nada entregado, a un Verstrynge sin habla y a una esposa con lágrimas en los ojos. Pero Verstrynge tuvo que olvidarse de los 50 millones de pesetas de Mario Conde, y abandonar su ilusión de liderar otro partido político más escorado a la derecha que a la izquierda. Entonces llamó a Alfonso Guerra y se hizo del PSOE, si bien Alfonso Guerra tardó en responderle y admitirlo.

Verstrynge inició su vertiginosa carrera hacia el abismo en una izquierda que no le respetaba y en la que se sentía absolutamente ninguneado. De ahí, su entusiasmo por la marginación podemita, el campamento en la Puerta del Sol, y su apoyo incondicional a todo lo que propone su hijo putativo. Nacido en Tánger, se siente más marroquí que español, y al modo de Dina, arremete contra la Corona de España y pasa por alto la de Mohamed VI. Pone en boca de Fraga reflexiones suyas, visita a Puigdemont, anuncia una guerra civil en Francia y asegura que se fue de la Derecha porque era muy española y se creía dueña del cotarro.

Y no, Verstrynge. Usted se marchó de la derecha, centro, conservadurismo o liberalismo español, porque le falló al final un financiero engañado. Y al cabo de los años, me considero muy orgulloso de haber contribuído a que usted se halle en su actual situación. Millonario en la vida y la economía inmobiliaria, y mendigo en el prestigio político.

Déjanos tu comentario

Para publicar tu opinión sobre este contenido, regístrate de forma gratuita.

1 comentarios

Rosa María López Hernández
  • Hace 9 días

Qué interesante.  Qué gusto leer a Ussía.